El email: una herramienta poderosa, rentable y eficaz

Vivimos en la era de la información digital. Las comunicaciones son en su gran mayoría digitales. A través de múltiples aplicaciones móviles y del email estamos en constante contacto con amigos, familiares, clientes e, incluso, personas que desconocemos. Siempre llevamos el móvil encima y, prácticamente, no pasa un solo día sin que abramos nuestra bandeja de entrada.

A lo largo del día enviamos y recibimos mucha información. Y, es más, sabemos que vamos a recibirla. Estamos preparados para un aluvión de mensajes, correos e informaciones que nos llegan desde diversas fuentes. Además, sabemos que podemos abrirlos desde cualquier dispositivo (móvil, Tablet, ordenador y hasta con el reloj).

Teniendo en cuenta esto, si como empresa o profesional de cualquier sector quiero comunicarme con mis clientes o clientes potenciales, sin duda, lo haré a través de plataformas digitales. Porque todos formamos parte de ellas.

 

¿Qué será más eficaz: una campaña de buzoneo o un email?

 

Obviamente una manera más rápida, eficaz y barata de lograr un alto impacto y mayor alcance de tus informaciones a clientes es a través de correos electrónicos. Nos olvidamos de realizar miles de copias impresas de un diseño (flyer, catálogo,…) que luego tendremos que repartir por poblaciones, uno a uno.

Aprovechemos los recursos y la tecnología que nos ofrece la era digital para ser más efectivos y abrir fronteras a nuestros negocios de una manera más rentable. Al igual que retiramos muchas comunicaciones que nos llegan a través del correo postal, también obviaremos muchos correos electrónicos, pero el coste será mucho menor y el alcance puede ser mucho mayor y más inmediato.

Además, a diferencia del buzoneo, con el email tendremos un informe a tiempo real de las interacciones de los receptores con nuestro mensaje. Podremos saber quiénes lo han abierto, a qué hora y en qué parte del correo han pinchado. Por tanto, podremos extraer información valiosa para futuras comunicaciones y saber qué interesa más a nuestros clientes, analizando nuestro negocio para posibles nuevas estrategias.

 

¿Un email cualquiera?

 

Obviamente, no. Para que la comunicación sea fluida y tenga su efecto, provocando nuevas ventas o contactos no vale cualquier email.

Hay que trabajar cómo se va a comunicar, analizar a quién va dirigido el mensaje y en qué momento se va a realizar el envío para que tenga un mayor impacto.

Estructura y piensa bien qué vas a decir, cómo y cuándo vas a decirlo.

 

Es imprescindible que el receptor del mensaje sepa quién lo envía y se sienta atraído por el contenido del mismo, tanto por el mensaje escrito como por el visual (diseño e imágenes). No se trata de enviar correos por enviar, hay que dotarles de un sentido y una coherencia para poder fidelizar y captar la atención. Como decíamos, recibimos cada día múltiples correos, por tanto, para no pasar desapercibidos y acabar en la bandeja de ‘No deseados’, tenemos que ser claros y concisos y aportar una información valiosa. Para ello, otro elemento fundamental de nuestro correo será el asunto (subject).

Sé claro y conciso y genera contenido con valor y un objetivo concreto.

 

¿Lo fundamental para poder hacer campañas de mailing?

 

Lo más básico y esencial es contar con una buena base de datos de clientes. Para cualquier empresa es fundamental generar un listado de clientes o clientes potenciales para poder establecer cualquier tipo de comunicación con ellos.

¿Y cómo lograr ampliar la base de datos? A través de formularios en la web y/o campañas específicas de recopilación de datos puedes ir ampliando tu listado para ir actualizándolo y llegar cada vez a más geste.

Además de los correos electrónicos, es recomendable poder recopilar los nombres de los receptores de los correos para poder personalizarlos. La personalización refuerza el mensaje porque permite hablar de tú a tú y vincular más directamente a la persona con nuestra marca. Es importante que el receptor del mensaje perciba que enviamos un contenido trabajado, cuidado y teniendo en cuenta sus intereses.

Personaliza el mensaje y escucha al receptor.

 

También será importante tener en cuenta que el correo que enviemos se abrirá desde dispositivos diferentes y, por tanto, tenemos que asegurarnos de que se lee y ve correctamente en cualquier aparato, que sea responsive y se adapte a diferentes tipos de pantalla.

En definitiva, el email marketing es una herramienta muy poderosa, rentable y eficaz para estar en comunicación con tus clientes y clientes potenciales, generar engagement y conseguir ampliar tus posibilidades de venta.

No hay comentarios

Publica tu comentario